Chamelecón contará con su dispensario médico, Santísima Trinidad

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ante la presencia de la comunidad católica de Chamelecón, se realizó el acto simbólico de la colocación de la primera piedra del dispensario médico, Santísima Trinidad. Monseñor Ángel Garachana, el padre Luis Estévez  y Andrés Selis, representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), fueron los anfitriones de evento que llenó de alegría a los ciudadanos.

El sector Chamelecón  tiene una población aproximadamente de 130 mil habitantes, se espera llegar a la mayoría de personas. El dispensario, ubicado al costado del templo, brindará atención en medicina general, algunas especialidades y atención en el área psicológica. Este será un lugar para escuchar y ayudar al necesitado canalizando las soluciones a través de Acnur, institución que está financiando este proyecto en su totalidad, concluyó el párroco de la parroquia Santísima Trinidad, padre Luis Estévez.

Monseñor Ángel al ser entrevistado dijo que este edifico  será un lugar de escucha, de dialogo, de manera que se trabaje por la salud integral. Chamelecón es uno de los lugares de San Pedro Sula marcados negativamente. Es importante tener ojos nuevos  para ver las cosas positivas porque aun en las peores circunstancias hay corazones buenos. Este Chamelecón nuevo ya se está construyendo, y es el que queremos dar a conocer.

Andrés Celis, jefe de Acnur dijo que la alianza con la parroquia es estratégica y de suma relevancia no solamente por la legitimidad de esta institución en la comunidad, sino porque es un primer paso para seguir trabajando conjuntamente en otras iniciativas de fortalecimiento comunitario para la identificación de problemáticas que afectan a la población de la zona.

La colocación de la piedra simbólica la realizó el obispo  Ángel Garachana, quien  primero ofreció una oración poniendo el  proyecto en las manos de Dios y luego bendijo el lugar en compañía de miembros de la comunidad. Luego todos compartieron  de bocadillos y realizaron un recorrido por la obra que estará terminada dentro de tres meses.