22
Dom, Abr

Pastoral Penitenciaria continuará con su labor

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Con bombos y platillos, el gobierno de Honduras anunció el cierre definitivo del Centro Penal Sampedrano, después de haber trasladado a más 3600 privados de libertad a otros centros carcelarios del país.

El domingo por la tarde se realizó el acto de cierre ante las autoridades de la ciudad. El padre José Vicente Nacher, en nombre de Mons. Ángel y de la Iglesia Católica de San Pedro Sula, compartió la experiencia que la Pastoral Penitenciaria ha desarrollado en este Centro Penal durante estos últimos 20 años. La coordinadora de la Pastoral Penitenciaria, Zobeida Mendoza, y Wilmer Portillo, ex privado de libertad y ahora encargado del Taller de Reinserción, hablaron sobre esta gran labor de la pastoral que tiene  como objetivo acompañar desde la fe al privado de libertad, desarrollando sus destrezas y habilidades, para que al salir, pueda reinsertarse a la sociedad como persona útil.

La Iglesia Católica  a través de la Pastoral Penitenciaria, viendo la necesidad de formación académica, y con el apoyo de la población interna, construyó canchas deportivas, los “módulos de rehabilitación Virgen de la Merced”, que comprendió durante 20 años: escuela, biblioteca, salón de juegos, gimnasio, oficina de atención legal y psicológica. También se impartieron cursos de panadería, repostería, sastrería, carpintería, elaboración de velas, piñatas, bisutería, limpieza de aires condicionados. La mayoría de estos cursos técnicos eran también impartidos por  compañeros privados de libertad capacitados en estas áreas, expresó Zobeida.

Ellos aprendieron a poner sus dones al servicio de la sociedad, promoviendo así una adecuada reinserción al cumplir su pena, destacó Mendoza, que citó como importantes aquellos años en los que se creó “La red de libertad”, que organizó y capacitó a los internos para dar una atención especial a los enfermos mentales, ancianos y otros discapacitados internos en el Centro.

Wilmer recordó que se formaron de 200 a 300 privados de libertad, lo que da un total de 5,124 graduados en los diferentes niveles de primaria, secundaria e inglés. En los últimos años se ha iniciado una experiencia piloto de reinserción social, con un taller de soldadura, carpintería y otros productos artesanales.  Yo soy el coordinador de estos talleres que abren posibilidades de trabajo a los ex - privados de libertad.

La Pastoral continuará su labor. Como pastoral penitenciaria nos vamos a reunir con Mons. Ángel para readecuar varias áreas y dar a otros centros penales la ayuda que aquí se daba. Vamos a trabajar en los centros de Tela, El Progreso y Puerto Cortés, dijo Zobeida.

Breves de Radio Luz

CECODI SPS AUDIOS