Esta Campaña es el resultado del proceso de formación de la Escuela de Procuradores Populares que con el tema de "Fe y Política" cursamos este año 2017, con participación de agentes de pastoral de las 4 zonas pastorales.

Además seguimos el mensaje de la Conferencia Episcopal de Honduras divulgado el 27 de febrero de 2017 y, en lo respecta a las cuñas radiales, el mensaje fue grabado por nuestro obispo Monseñor. Ángel Garachana. 

Les compartimos que los materiales serán igualmente divulgados en las 5 diócesis que conformamos la región noroccidental de pastoral social. Será impresa en 10,000 ejemplares, para ser repartidos equitativamente entre las parroquias de la Diócesis que lo soliciten. Además del material impreso, se divulgarán cuñas radiales por Radio Luz SPS y Radio Luz - Cortés. El Boletín diocesano "El Buen Amigo" también lo estará distribuyendo por partes y semanalmente.

Los 4 temas de campaña se corresponden con las 4 semanas previas a las elecciones generales y se harán entregas en el siguiente orden: 
1.-El valor de la Libertad
2.-El valor de la Verdad 
3.-El valor de la Justicia 
4.-El valor de el Bien Común
 
Para ver y descargar el documento haga clic en este enlace.

 

"Vivimos las consecuencias de una decisión mundial, de un sistema económico que lleva a esta tragedia. Un sistema económico que tiene en el centro un ídolo que se llama dinero. Pero Dios ha querido que en el centro del mundo estén el hombre y la mujer y que lleven adelante el mundo con su trabajo, y no el dinero” (Papa Francisco, 22 de Septiembre de 2013).

El primero de mayo es el día dedicado a los trabajadores desde noviembre de 1884, cuando la asamblea de la Federación Americana del trabajo, reunida en su IV Congreso anual en Chicago, Estados Unidos, enarboló la bandera de la reivindicación histórica más importante: la jornada laboral de 8 horas.

Antes de esa huelga, los trabajadores tenían jornadas de 12 horas, salarios miserables y trabajaban en condiciones inhumanas. En 1889 en el primer Congreso de la segunda internacional de los trabajadores celebrado en Francia, se aprobó que el primero de Mayo seria el día internacional de los trabajadores. 

Desde esa fecha, los trabajadores del mundo realizan marchas multitudinarias para conmemorar esa fecha histórica, expresar sus puntos de vista y fundamentalmente para exigir a los gobernantes condiciones de vida dignas, el cese de la represión,
salarios justos y sobre todo respeto a la libre sindicalización.

En Honduras, las condiciones de explotación y brutalidad que imperaban en las fincas bananeras obligaron a los trabajadores a emprender la huelga bananera en 1954. Fue la huelga más enérgica y cargada de significado que hizo tambalear a los centros de poder formales y reales del país e hizo que los trabajadores descubrieran su poder de convocatoria, su capacidad de movilización, organización y poder para propiciar cambios sustanciales en la estructura del Estado y en los centros de decisión económicos.

Esta fue la conquista más importante de los trabajadores y la que sembró la semilla de la reivindicación social, como vía para lograr una vida digna y condiciones de trabajo justas. Esa larga lucha duró 66 días, terminó el 6 de Julio de 1954, pero
además, fue una auténtica muestra de solidaridad del pueblo hondureño con los obreros bananeros.

Sin duda, los líderes de esa histórica jornada tenían claridad meridiana del objetivo de la Sin duda, los líderes de esa histórica jornada tenían claridad meridiana del objetivo de la huelga y que fue recogida en el pliego de peticiones entregado a
los representantes de la compañía bananera: Jornada laboral de 8 horas, aumento salarial del 50%, atención hospitalaria para los trabajadores y sus familias, vacaciones pagadas, bonificaciones en Junio y Diciembre y vivienda digna para todos los trabajadores.

Sin saberlo estaban partiendo la historia de la clase trabajadora y del pueblo hondureño en un antes y un después de la huelga. Otras conquistas se derivaron de ésta y que han marcado la historia política de Honduras tales como: los contratos colectivos, el Código del Trabajo, la Ley de Reforma Agraria y el Seguro Social, que sin duda, tendrán que ser actualizados con nuevas conquistas.

Hoy, a 63 años de aquella gesta histórica es necesario hacer un alto en el camino y reflexionar sobre las causas que han debilitado tanto al sector más digno e importante del país: la clase trabajadora y encontrar algunas luces que alumbren
el túnel por el cual transita.

Desde sus orígenes existió el deseo de hacer fracasar la lucha de los trabajadores que fue asumida como una amenaza a los intereses de quienes aumentan su riqueza con el sudor y la sangre de los trabajadores y que han convertido a Honduras en uno de los países mas inequitativos y excluyentes de Latinoamérica. Esta situación es producto de años de explotación, de salarios injustos, de negación de los derechos más elementales, dando como resultado un país con una población que supera el 60% en condiciones de pobreza y pobreza extrema y por otro lado, un reducido sector que ha acumulado una inmensa riqueza y que ve como una amenaza el descontento de una mayoría sumida en la miseria.

El gran desafío de los trabajadores de Honduras y que siempre han marcado el rumbo de la historia es ¿Cómo superar esos niveles de inequidad y pobreza en que vive el pueblo?. Desafío que no es solo para la clase trabajadora, sino para
la inmensa mayoría de la población desempleada y sin oportunidades de conseguir ingresos.

No es extraño que desde sus inicios la clase trabajadora haya tenido enemigos internos y externos, que siempre ha existido una estrategia para cooptar el movimiento sindical y que siempre hubo interesados en debilitar a los trabajadores y a sus organizaciones. Tampoco hay que olvidar que existen vicios y debilidades de sus agremiados y que son alimentados por la mezquindad humana: el amor a al dinero fácil, la intransigencia ideológica de sus dirigentes, la corrupción o el afán por el protagonismo. 

¿Qué se espera de la dirigencia sindical?. Que la madurez y la responsabilidad los lleve por la ruta de la crítica y la autocrítica como método para superar los problemas. Además, cuentan en su historia la dolorosa experiencia de cambiar la lucha ideológica, los ideales y los objetivos del sindicalismo por la politización, enfrascándolos en la lucha por cargos a elección popular dentro de los Partidos Políticos nuevos y tradicionales y que han dejado al movimiento sindical totalmente desacreditado, cobrando una factura alta a los sectores sindicales, quitándoles credibilidad, capacidad de convocatoria y movilización. 

Haber convertido en correa de trasmisión política al movimiento obrero lo ha dejado muy débil, con poca credibilidad y con más desafíos en su historia.

Además, han perdido capacidad de negociación, de incidencia y de fuerza política independiente dentro del engranaje del Estado.

La visión de la dirigencia sindical no debe ser sólo salarial y sólo para sus agremiados y dirigentes. Debe tomar en cuenta a un pueblo trabajador que está sin trabajo y a una juventud que se arriesga a migrar para conseguir mejores condiciones de vida.
¡Ojalá! que un día surjan dirigentes sindicales que libres de oportunismos emprenda la lucha para que el Estado sea garante del bienestar del pueblo, estableciendo condiciones para superar la inequidad y la marginación del pueblo hondureño.

Para Reflexionar:
• ¿Conocen la historia de la huelga bananera en Honduras?
• ¿Existen sindicatos en su comunidad o Municipio?
• ¿Qué opinión tienen de los Sindicatos y de sus dirigentes?

 

No. 151 Año 15.

4 de Mayo de 2017

Tegucigalpa, Honduras

 

Las obras sociales vicentinas son muchas en nuestra diócesis, entre ellas, está el Programa Puerta Abierta que ayuda a las personas infectadas con el virus del VIH. Ubicada en la 19 calle, 13 avenida del Barrio Las Palmas, en San Pedro Sula. El programa Puerta Abierta nació en 1997, con el objetivo de ayudar y dar una educación integral a las personas con VIH positivo.

Yolanda Villeda, coordinadora del programa, nos cuenta un poco sobre las actividades que ofrecen: “Puerta Abierta ofrece un grupo de auto apoyo todos los viernes a las 2:00 pm, también realizamos visitas domiciliarias, damos, además, charlas a los colegios, porque trabajamos en prevención de esta enfermedad, tenemos, un pequeño plan de becas para los niños con VIH. Tratamos de tener siempre un médico que ayude con asistencia a los participantes del programa.

Cuando este proyecto nace, originariamente se trataba de darle una muerte digna a las personas infectadas, sin embargo, ahora nos centramos en que las personas vivan dignamente, aún cuando son VIH positivo”

 

El Papa Francisco nos invita a unirnos en oración este 31 de octubre por la paz en Siria. 

Siria se ve sacudida por una brutal guerra civil desde marzo de 2011. El conflicto ha creado una enorme crisis humanitaria y sigue destruyendo vidas. Cáritas trabaja por un mundo en donde el amor y la justicia puedan prosperar, y en donde se respete la dignidad de la persona humana.

Siria se ha convertido en la mayor emergencia para Cáritas y la organización está llevando a cabo una campaña para que se ponga fin de inmediato a la violencia y al sufrimiento. Casi 13,5 millones de personas en Siria necesitan ayuda, 6,5 millones han sido desplazadas internamente.

Casi 4,8 millones de personas son refugiados, obligados a huir a países vecinos. Más de 230.000 personas han sido asesinadas y miles más han sido heridas en el conflicto que dura cinco años.

El Papa Francisco sigue con atención la crisis y ha pedido que se ponga fin a los combates. Asimismo, ha resaltado la asistencia que Cáritas brinda a los sirios, independientemente de su etnia o su credo religioso, como la mejor forma de contribuir a la paz. 

Millones de personas están en una angustiante situación de necesidad apremiante. Rezo constantemente por la paz y el fin de los tormentos y las injusticias. Papa Francisco (septiembre de 2015)

Pedimos a todas las organizaciones, instituciones y personas de buena voluntad que dicho día nos unamos al Papa Francisco en la oración por la paz en Siria. Para Cáritas, la clave de la unidad reside en la oración.

Para más información de la campaña visita: http://syria.caritas.org/es

En esta página podrás encontrar:

Video del Papa Francisco
Oración por Siria
Caja de herramientas de la campaña por Siria
Testimonios
Fotografías
…materiales e información

Te invitamos a compartir tus experiencias de la campaña a través de redes sociales (fotos, vídeos, artículos, etc.) con el #peacepossible4syria

“Ante las normas morales que prohíben el mal intrínseco no hay privilegios ni excepciones para nadie. Ante las exigencias morales somos todos absolutamente iguales” (Veritatis splendor, Juan Pablo II, no.96).


Atrás ha quedado la aparente incertidumbre que generó la convocatoria a las elecciones primarias, puesto que ganaron la candidatura presidencial los que siempre se señalaron como ganadores, especialmente en el Partido Nacional y Libre, finalmente, ¡no hubo mayores sorpresas!.

Como sucede después de cada proceso electoral, los políticos entonan el mismo canto, ¡la democracia se consolida!, tomando como argumento la realización de las
elecciones -elecciones que no fueron tan masivas como aseguran muchos- y la movilización del voto duro de sus partidos. Sin embargo, las denuncias de fraude,
favoritismo, adulteración de actas entre otros delitos electorales no se han hecho esperar y denotan que todavía no podemos garantizar la limpieza de los procesos
electorales, ni siquiera al interior de los partidos.

A pesar que estas elecciones primarias e internas eran prácticamente controladas por los partidos -Libre, Liberal y Nacional- con la supervisión del Tribunal Supremo
Electoral, a muchos de los candidatos “no les salieron las cuentas” y narran hechos antidemocráticos, sobre todo, en el conteo de votos, en los resultados plasmados en las actas y en la violación de derechos políticos. Esto evidencia que los valores democráticos no son parte del quehacer de muchos políticos, lo que se convierte en una amenaza latente, ya que una democracia sin valores, fácilmente conduce a una dictadura visible o encubierta.

Junto a esta coyuntura, hubo otro elemento que ensombreció las elecciones y puso en precario a muchos aspirantes. Nos referimos a las declaraciones de personas presas y con procesos judiciales en los Estados Unidos, las cuales dejan un mal sabor de boca y confirman lo que se dice y se ha dicho en cualquier rincón del país: que políticos y policía son los cómplices preferidos del crimen organizado.

Estas declaraciones desnudan la corrupción que existe en las principales instituciones estatales y en los órganos de prevención del delito, lo que profundiza en la población un sentimiento de desamparo y descontento en las instituciones y más aún, cuando el poder judicial y el Ministerio Publico no tienen la capacidad o la voluntad de judicializar estos crimines, burlándose de la legalidad.

Es vergonzoso que operadores de justicia de otros países hagan lo que los operadores de Justica en Honduras no se han atrevido a hacer, porque en lugar de establecer la justicia y el derecho se han encargado de institucionalizar la impunidad. Con estas declaraciones, se evidenció el contubernio entre mafias, crimen organizado y políticos, la corrupción institucionalizada, el uso del poder para cometer crímenes y mantener intereses particulares es parte integrante del ejercicio de la política.

Ningún Partido Político ni candidato aunque haya salido electo, puede cantar victoria. Los retos que tiene el país son enormes para seguir gobernando sin metas, sin objetivos, sin respeto a la Ley ni a las instituciones democráticas. 

Es urgente que la clase política busque: 

• Fortalecer la frágil democracia sometiendo a reformas profundas la Ley electoral, transformando al Tribunal Supremo Electoral en un impartidor de justicia electoral y no en un administrador de las elecciones como hasta ahora. Es necesario garantizar la limpieza del proceso electoral general de Noviembre, garantizando la pronta aplicación de la Ley de Financiamiento, Transparencia y Fiscalización de los Partidos Políticos y Candidatos, nombrar a los miembros de la Unidad de Financiamiento, Transparencia y  Fiscalización que permita garantizar de una vez por todas la transparencia en los comicios, que pasa por la obligación de separar de sus funciones a las personas que ocupan cargos en el gobierno y se lanzan de nuevo como candidatos a elección popular de sus partidos.

• Fortalecer a los operadores de Justicia, que permita la disminución de los niveles de impunidad, accionando de forma inmediata en todos aquellos casos donde se encuentren señalados políticos, empresarios y operadores de justicia por actos de corrupción o delincuencia organizada. El Ministerio Publico y la MACCIH tienen con las declaraciones brindadas por personas enjuiciadas en un Tribunal de Nueva York, una prueba de fuego, la investigación y el castigo a los culpables de estos señalamientos puede ser un parteaguas en el combate a la corrupción y al fortalecimiento del sistema de justicia y la oportunidad para “depurar” a la clase política y para exigir cambios profundos en los partidos y en la institucionalidad pública.

• Disminuir la violencia e impulsar la educación para la paz, sin politizar el tema o hacer populismo o demagogia con el mismo, generando mejores condiciones de
vida para los ciudadanos, reduciendo los altísimos índices de pobreza, desempleo y subempleo, con mayor acceso a la salud, mejorando la infraestructura en los hospitales, centros de salud como espacios de recuperar la vida de la población enferma.

• Buscar respuestas reales para mitigar las medidas migratorias del Presidente de los Estados Unidos, para enfrentar los retos de una economía golpeada por la reducción de las remesas y que permitan atender de forma digna a una población migrante que regresa muchas veces desubicada, psicológicamente afectada y sin comprender por qué se les niega la posibilidad de trabajar y vivir dignamente en su país.

El “Show” político, en la primera escena ha finalizado, muchos sueñan con nuevos puestos que obtendrán en el nuevo gobierno, pero es necesario volver a la realidad. El país, el gobierno y los políticos no pueden seguir ajenos a nuestras preocupaciones, empecemos con acciones prácticas, reales y contundentes: bien o mal los hondureños y hondureñas seguimos creyendo en los procesos democráticos.

Los sinsabores son muchos, pero no podemos ser fatalistas, hay que reiniciar el camino, recordando que de ahora en adelante nuestra participación como sociedad organizada debe empeñarse en establecer gobiernos honestos, transparentes y volcados a propiciar el bien de la nación.

Los Obispos nos dan pistas claras en su último Mensaje, es necesario profundizar en los análisis en los debates, en foros de discusión, es necesario plantearnos estos temas, es necesario aprovechar esta sacudida de la clase política para generar cambios, para exigir cambios. Es hora de plantearnos si queremos una primavera hondureña o seguir viviendo bajo el manto de la impunidad.

Para Reflexionar:

  • ¿Cuál es el comportamiento de los políticos de su Municipio?
  • ¿Consideran que un político corrupto puede buscar el bien común?

Cáritas de Honduras
Teléfonos: 2237-3318, 2237-2719, 2220-6698. Telefax: 2237-1365
e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Pagina web: www.caritas.hn
Twitter: caritashonduras

“La violencia no es la solución para nuestro mundo fragmentado. Responder con violencia a la violencia lleva, en el mejor de los casos, a la emigración forzada y a un enorme sufrimiento, ya que las grandes cantidades de recursos que se destinan a fines militares son sustraídas de las necesidades cotidianas de los jóvenes, de las familias en dificultad, de los ancianos, de los enfermos. En el peor de los casos, lleva a la muerte física y espiritual de muchos, si no es de todos”. (Papa Francisco, Mensaje, 50 Jornada Mundial de la Paz, 2017)

El aumento de la criminalidad y la violencia coincide en Honduras con el inicio de la transición democrática, que data de un poco más de 35 años. Este proceso democrático no ha logrado la estabilidad política, al contrario, ha incrementado dramáticamente la pobreza y ha profundizado la inequidad social.

En democracias consolidadas, la gestión gubernamental se orienta a generar las bases para el crecimiento económico y garantizar condiciones sociales de bienestar para toda su población, producto de un pacto social establecido entre todos los sectores. En Honduras, la seguridad ciudadana sigue siendo el gran reto para el Gobierno, pero también es necesario avanzar hacia la construcción de la sociedad, la comunidad, la familia, la escuela, la empresa donde todos asumamos el estilo de los artesanos, de los constructores de paz.

El recrudecimiento de la violencia manifestado en los últimos acontecimientos de crímenes y asesinatos en el país, manifiestan por un lado, una sociedad en descomposición, enferma y desesperada ante las acciones criminales inimaginables, cuyos ciudadanos se inmovilizan y se alejan de cualquier situación peligrosa que ponga en riesgo su vida producto del miedo y de la falta de solidaridad.

Se tiene la impresión que no se ha realizado un análisis serio de la situación de vulnerabilidad en la que vive la mayoría de la población, por eso, se proponen medidas para salir del paso: acciones policiacas desarticuladas y se reduce la política de seguridad a tener más policías, más armas, más penas y más cárceles.

Estas medidas desesperadas y violentas colocan al país en pie de guerra y llevan al enfrentamiento de las autoridades con las personas catalogadas como antisociales. La respuesta a la violencia se enmarca en la lógica de la ley del talión, se responde al ojo por ojo, diente por diente ante los hechos criminales, pero la violencia engendra más violencia y nos sume en una espiral de la que nadie se puede escapar. “Los desacuerdos o incluso los conflictos deben ser superados no con la fuerza, sino con el diálogo, el respeto, la búsqueda del bien del otro, la misericordia y el perdón” (Papa Francisco, Mensaje, 50 Jornada Mundial de la Paz, 2017)

Es apremiante buscar la solución a éste agudo problema y dar una respuesta integral que contemple la eliminación de la impunidad en el sistema de justicia, erradique la corrupción en la policía y la violación a los derechos humanos, aumente la capacidad investigativa de los cuerpos de seguridad, pero sobre todo que aplique políticas sociales que solucionen la pobreza, la falta de empleo y las necesidades básicas insatisfechas de un elevado porcentaje de la población.

Las soluciones de fuerza no garantizan la paz ciudadana, es más, la historia reciente nos indica que cuanto más represivos se tornan los mecanismos para el control del crimen y la violencia, más se elevan los indicadores de violencia institucional y arbitrariedad de los operadores de justicia, incluidas las fuerzas de seguridad sin que por ello disminuyan los niveles de violencia en el país.

La ciudadanía pide cambios palpables en su vida cotidiana. Cualquier reforma en el sistema de seguridad debe estar acompañada de políticas y leyes que modifiquen la situación de pobreza, exclusión y violencia en la que viven. Jesús mismo nos ofrece un “manual” de esta estrategia de construcción de la paz en las bienaventuranzas (Mt 5,3-12) que trazan el perfil de la persona que podemos definir bienaventurada, buena, feliz y auténtica.

La violencia hace retroceder a la sociedad hondureña a la década de los 80s. Volvemos a convertirnos en un Estado militarizado que infunde miedo, con carta blanca para ejercer sin discreción la violencia, en un Estado de seguridad nacional donde la vida de las personas depende de la fuerza de las armas y de la voluntad absoluta de quienes las portan, recordemos que ¡la fuerza de las armas es engañosa!.

Somos conscientes de la necesidad momentánea de las acciones represivas que el Gobierno ha tomado para enfrentar el delito, sin embargo, preocupa que en un problema tan sensible no se establezcan consensos políticos y acuerdos sociales, que permitan balancear las intervenciones preventivas y represivas y establezca los límites en el ejercicio del poder y en el monopolio de la fuerza en nombre de la protección a los ciudadanos y del orden público.

La democracia da un paso atrás, cuando la solución de los conflictos sociales se busca por la vía autoritaria y no por el consenso y la búsqueda participativa y alternativa de soluciones.

Las experiencias de prevención más exitosas en materia de reducción de violencia han tenido como objetivo central afrontar los factores que posibilitan la reproducción de la violencia, por eso es necesario y urgente que el Gobierno reconozca humildemente que para hacerle frente a este problema de seguridad es necesario el dialogo y la búsqueda de soluciones integrales con la participación de todos los sectores sociales, que garantice el fortalecimiento de la gobernabilidad en materia de seguridad, un gran pacto social por la seguridad es urgente y necesario.

Reflexión Comunitaria

  • ¿Cuáles son las causas de la violencia en su comunidad?
  • ¿Cuántas personas han sido afectadas por la violencia en su comunidad?
  • ¿Cómo acompañan a las personas que han perdido familiares a causa de la violencia?
  • ¿Qué otras acciones realizan en la comunidad para ser constructores, artesanos de Paz?

 

Cáritas de Honduras - No. 149

Año 15. 19 de Enero de 2017

Tegucigalpa, Honduras

 

Desde hace 18 años, la parroquia San Antonio de Padua, presta servicios de cuidados de niños a la comunidad. Madres  solteras recurren a este centro para poder dejar a sus hijos a la protección de la parroquia, mientras ellas trabajan. El costo es simbólico, ya que es una institución sin fines de lucro. Durante el día,  los niños tienen alimentos nutritivos y actividades recreativas.

Para poder ayudar a esta generosa causa, la parroquia San Antonio de Padua nos invita a un gran bingo que se realizará el sábado 1 de octubre, desde las 2:00 p.m en la instalaciones de la guardería, en la colonia Prieto, carretera al Zapotal. Para reservar su tarjeta puede llamar al teléfono 2551 6037

Más artículos...