¿La industria minera sacará al país de su pobreza?

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“Para no repetir los graves errores del pasado, las decisiones hoy no deben tomarse sólo teniendo en cuenta las perspectivas geológicas o los beneficios económicos de los inversores y de los Estados. Es indispensable e inevitable un proceso decisorio nuevo y más consciente que tenga en consideración la complejidad de los problemas en cuestión en un contexto de solidaridad”. (Encuentro Mundial de Minería, Vaticano. 15-19 de julio del 2015).

La muerte apareció de nuevo en la mina Cuculmeca del Corpus, zona sur del país para llevarse esta vez a tres mineros. Parece la historia de nunca acabar: los mineros exponen su vida, la comunidad entierra a sus muertos, las familias lloran en silencio la desaparición forzosa de sus hijos, hermanos, esposos. Y los dueños de los terrenos, de las rastras que trituran la broza, los compradores y vendedores se lamentan porque se paralizará la extracción del oro, aguardando con ansias la reanudación de la explotación para seguir percibiendo ganancias.

Este caso que ha producido tanto dolor, pertenece a lo que se llama minería informal e ilegal, porque opera sin permisos y sin normas de seguridad adecuadas. Se le llama artesanal porque es una actividad de sobrevivencia, con alto riesgo para la salud de quienes la practican. Además, acarrea problemas sociales y ambientales. Su operación se debe en gran parte a la debilidad institucional del Estado, a la permisividad de algunos actores de la comunidad, a las mafias detrás de la minería y a los grupos al margen de la ley presentes en esas zonas.

¿Qué soluciones se pueden encontrar en este tipo de problemas existentes en Cuculmeca, Guayape, zona fronteriza con Guatemala?. Las minas aunque no sean a cielo abierto utilizan equipo pesado para excavar y remover gran cantidad de materiales. Es una actividad que requiere una fuerte inversión. Este problema vinculado a la falta de oportunidades de trabajo, de ingresos, a los altos niveles de pobreza y desigualdad ha hecho de la minería informal, ilegal y artesanal una actividad de sobrevivencia.

Las familias trabajan en lo que sea para agenciarse recursos y cubrir sus necesidades básicas. Los jóvenes no tienen otras fuentes de empleo dignas y se ven convocados al trabajo en las minas.

 

Cuculmeca es un caso paradigmático:

• Es un cerro con una riqueza envidiable con importantes yacimientos de minerales preciosos.

• Es explotado por una parte de la comunidad sin regulación, sin presencia del Estado.

• La minería informal e ilegal como la que se desarrolla no tiene las mínimas medidas de seguridad para los trabajadores, causando tristes y dolorosas pérdidas de vidas humanas, donde los afectados son en su mayoría mineros tradicionales que trabajan bajo las peores condiciones de riesgo.

• Con impactos nocivos para su salud por el uso de mercurio para lavar el oro y por el impacto en el ambiente -cuando los vapores de mercurio son arrastrados por el viento- contaminando el suelo, el agua, los animales y las plantas.

• Las actividades mineras generan muy poca riqueza a las poblaciones locales que siguen siendo pobres.

• Para que puedan funcionar se recurre a la violencia, a las amenazas y a la corrupción.

• Los derechos humanos son descaradamente pisoteados.

• Son explotaciones excluyentes, la mayoría de la población queda al margen de la riqueza producida, se conforman con los salarios devengados.

 

¿Qué hacer frente una situación tan compleja?:

• Lo primero es garantizar a los trabajadores los derechos económicos y sociales en pleno respeto de las normas y las directrices de la Organización Internacional del Trabajo, derechos de los que nunca han gozado.

• El gran reto para los dirigentes de la empresa es crear armonía entre los intereses de los inversores, los gerentes, los trabajadores y sus familias.

• Es indispensable que las actividades extractivas respeten las normas internacionales sobre la protección del ambiente, la defensa del ambiente en el ámbito regional e internacional.

• Son necesarias propuestas de desarrollo que involucren a la población para generar desarrollo a largo plazo. Cualquier negociación debe tomar en cuenta los derechos ambientales, los derechos humanos y los derechos de las comunidades.

• La propuesta debe encaminarse a buscar una solución integral, que articule a las comunidades y al Estado en la búsqueda de una salida acertada al problema humanitario.

• Una de las acciones urgentes es fortalecer la política pública para ese sector, la cual debería reducir el crecimiento de la minería informal-ilegal, erradicarla de las zonas prohibidas y ordenar aquella minería en pequeña escala para que cumpla con los requisitos legales, sociales y ambientales.

 

Reflexión comunitaria:

• ¿Qué opinan sobre el trabajo que realizan los mineros artesanales

• ¿Por qué debe evitarse que la minería sea informal e ilegal?

Pastoral Social / Cáritas de Honduras

No. 141 / Año 14 / 24 de Mayo de 2016

Tegucigalpa, Honduras

 

Imagen: laprensa.com