El reto del matrimonio hoy

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Hubo una época en nuestra historia y cultura en la que casarse y conformar una familia era el “sueño” de toda mujer y la “gran responsabilidad” de todo hombre. Llegando a ser tan seria la situación que aquella mujer que llegara a una edad apenas superior a los 20 años “la estaba dejando el tren” y aquel hombre que enfrentara la misma situación era “raro” (cuando menos como apelativo para cuestionar su hombría).

Hoy en día es común encontrar jóvenes de 25 años y más que no se han casado y para los cuales no es una tarea urgente, algunos de los factores que apoyan esta moratoria (estado de búsqueda) son el aumento del nivel académico, el retraso para ingresar al mercado laboral, la dificultad para independizarse de las figuras parentales (especialmente en lo referente a vivir con los padres) (Schaie & Willis , 2003)

La transición de la niñez a la adultez es la juventud y es en ella que se espera que las personas se establezcan tanto laboral, social como emocionalmente, en relación a este proceso según Erikson la juventud cae en el estadio de la intimidad frente al aislamiento, definiendo la intimidad como “la capacidad para comprometer(se) en una relación concreta y para desarrollar la fuerza ética para cumplir tales compromisos, mientras que si las defensas del individuo son demasiado rígidas para permitir la unión con otra persona se produce aislamiento” (Erikson, 1963)

Por último Rogers propone cuatro factores que tienen en común las relaciones que implican intimidad y ellas son:
• Compromiso mutuo, es decir el compromiso de parte de ambos miembros de la pareja para trabajar por que la relación crezca.
• Comunicación a un nivel significativo
• Desvanecimiento de las expectativas que no estaban basadas en los deseos reales de los individuos de la pareja
• Se desarrollan las identidades de ambos individuos, lo que implica que si cada uno mejora, la relación en sí mejora (Rogers, 1972)

Invitación al lector:
Desde estos supuestos: ¿Cómo está su relación de pareja? ¿Está desarrollando bien su intimidad o se está aislando? ¿Cuántos de los factores propuestos por Rogers se practican en sus relaciones íntimas?