María representa a los que no valen nada

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En el mes del Rosario, el Rvdo. P. Edwing Nieto, Asesor del Grupo Hombres del Rosario, nos habla sobre esa devoción Maríana que es ya muy aceptada entre los hombres en la Parroquia San Vicente de Paul.

Según el P. Nieto, la idea no sólo es que los hombres recen el Santo Rosario, sino que ellos sean los promotores en casa para acercarse a rezarlo juntos. De esa manera, el hombre educará a sus hijos en la fe, porque no sólo es tarea de la mujer, sino también del hombre.

“Ha cogido mucha fuerza en ese sentido, porque los hombres ya se sienten responsables, ellos no se avergüenzan de coger una camándula, de orar con su familia. Ellos no se avergüenzan de decirle a la esposa, a los hijos, bueno hoy es lunes, tenemos que ir al rezo del rosario. Ellos le han cogido amor y devoción a la Santísima Virgen María. Se ven los frutos porque ellos son los que motivan a las esposas, ellos motivan a los hijos, para que se hagan presentes aquí en la Parroquia.

El P. Edwing hace énfasis en la oración en la familia y recuerda el viejo refrán “Familia que reza unida, permanece unida". Si nos tomamos en serio estas palabras, dice, nos vamos a dar cuenta de que es verdad. Si oramos en torno a nuestra familia, reunirnos y orar en familia, porque nuestras familias necesitan mucho de la oración, de ese ambiente de oración, de esos encuentros fraternos, de esos encuentros espirituales también y María convoca, María nos reúne a contemplar la Palabra de Dios. En torno a María nosotros podemos contemplar el Misterio de la Encarnación, en torno a María nosotros podemos contemplar ese amor que el Señor nos tiene a cada uno de nosotros. Qué bonito, expresa el P. Nieto, que en este mes las familias estén más dispuestas a abrirse a la oración que tanta falta hace.

El sacerdote también nos explica el origen de esta devoción tan atesorada por los católicos. “El Santo Rosario surge de la antigüedad, donde los romanos y los griegos solían coronar con rosas a las estatuas representadas. Ellos tenían muchas estatuas y las coronaban con rosas, desde allí empieza. Después, los cristianos lo comienzan a tomar, porque a las mujeres que llevaban al martirio, se colocaban también una corona de rosas. Después de que ellas habían sido martirizadas, por la noche, llegaban los cristianos, tomaban las rosas y empezaban a rezar por ellas. Por allí empieza esa devoción del rezo del rosario. Viendo esa tradición tan bonita, continúa el P. Nieto, se empieza a tomar que se recen los 150 Salmos, se llamaba entonces el Salterio de la Santísima Virgen, pero luego nos damos cuenta de que solamente podían rezar estos 150 Salmos las personas letradas, los que no sabían leer, no podían hacerlo. A partir de eso, surge lo que nosotros tenemos ahorita, se cambian los 150 Salmos por 150 Avemarías para que la gente sencilla y humilde también pueda acudir a esta espiritualidad Maríana.

Sobre la fiesta de Nuestra Señora del Rosario, el sacerdote nos dice que se instituyó el 7 de octubre y es una devoción que se le debe a los padres Dominicos. “Eso fue en 1571, que se instituyó esta fiesta y a partir de allí se empieza a tener esa gran devoción. Es una de las oraciones más fuertes de la piedad popular, la más fuerte que tenemos en nuestra Iglesia, el rezo del Rosario.

Como Asesor del grupo de Hombres del Rosario, le preguntamos al P. Nieto cuál es su relación con el Rosario y Nuestra Madre María, a lo que, con gran sencillez, nos dijo, “Yo le cogí un amor profundo a la Santísima Virgen María cuando estaba en mis estudios de teología. Al principio un poco reseco a las cosas de la Virgen, decidí hacer mi trabajo monográfico para poderme graduar, sobre la Santísima Virgen María, y empecé a estudiar acerca de Ella y es cuando compruebo el significado que tiene la Virgen María en la Iglesia, descubro el valor que tiene Ella en la Iglesia. Muchas veces, en la Iglesia tenemos la idea de María como aquella mujer que no conoce el dolor, de pronto aquella mujer que vivía inmaculada. Tenemos una imagen de la Virgen María, de pronto muy lejana a nosotros. Cuando yo descubro que María es una mujer pobre, que María es una mujer campesina, que María es una mujer que le toca sufrir todo lo que sufrieron las mujeres del Siglo I. Que María es María, la de Nazaret. María es la que tenía que hacer los trabajos en la casa, María era la que tenía que relacionarse con su mismo entorno de amigas y ver esa mujer histórica que representa no solo a Ella, sino que representa todo un conjunto de mujeres humilladas, todo un conjunto de gente maltratada. Que María representa a los que no tienen voz. Entonces empiezo a mirar cómo una mujer, que no vale nada para la sociedad, representa a todo ese género de personas que no valen nada. Los que no cuentan para la sociedad, son los más importantes para el Señor y lo vemos reflejado en la imagen de María.”

Que estas reflexiones del P. Edwing Nieto nos sirvan para rezar con mayor fervor el Santo Rosario, que es un arma eficaz contra todo mal y un acto de amor hacia la Madre de Dios. Con el rezo del Santo Rosario se han librado grandes batallas y logramos innumerables gracias del Altísimo.

 

Texto: Victoria Cotton