La Diócesis mantiene vivo el Departamento de la Palabra

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La coordinadora del departamento de la Palabra de la Diócesis de San Pedro Sula, Belinda Rivera de Espinoza, comparte con El Buen Amigo los pormenores de esta organización y la labor de evangelización tan importante que desarrolla en la diócesis.

B.A: ¿Cómo inicia el Departamento de la Palabra, dé dónde nace esta idea?

Belinda Rivera: Fue una iniciativa planteada en la reunión presbiteral del 27 de septiembre de 2006, donde se reflexionó sobre el funcionamiento de las Comisiones Diocesanas de Pastoral y se resaltaron entonces dos aspectos. Primero, que era conveniente una mayor información y coordinación entre comisiones, especialmente de las que tienen estrecha relación y dos que las comisiones orientaran sus acciones en dirección del Plan Pastoral Diocesano; para poner en práctica dicho plan, se nombró una comisión para estudiar el contenido y presentar una propuesta.

B.A: ¿Quiénes tienen el deber de participar en este departamento?

B.R: Participan  los miembros de las Comisiones Diocesanas de Pastoral, que pertenecen al campo de  evangelización o predicación de la palabra, Catequesis Infantil ,Pastoral Juvenil, Pastoral Vocacional, Misiones CODIMI, Medios de Comunicación CECODI, Ministerio de  Delegados de la Palabra.

Al Departamento de la Palabra  asisten 405 persona de las distintas  pastorales que lo conforman, el responsable de cada comisión, el coordinador y dos o tres  miembros más que cada Comisión Diocesana de Pastoral elige.

B.A: ¿Cuál es el objetivo primordial de este trabajo?

B.R: El objetivo del Departamento de la Palabra es reflexionar, orientar, unificar criterios, procesos, estrategias y recursos de formación para mejorar todo proceso evangelizador desde una visión de conjunto en la Diócesis, siguiendo los lineamientos emanados  desde el obispo y el plan pastoral diocesano.

B.A ¿Por qué se llama Departamento?

B.R: Porque desde la iniciativa, se pensó estructurar a las Comisiones  Diocesanas en cuatro núcleos o departamentos: Evangelización-catequesis, liturgia, comunión y pastoral social propuesta que se apoya en la actual teología pastoral o de la praxis para poder lograr la coordinación deseada entre pastorales, es por eso que el Departamento de la Palabra agrupa a todas las pastorales que pertenecen al campo de la evangelización o predicación de la palabra de Dios.

 

B.A: ¿Cuántas  veces al año se reúnen el Departamento de la Palabra?

B.R: Los miembros del Departamento de la Palabra se reúnen tres veces al año, en los meses de enero, mayo y noviembre ya que no es una comisión más, sino un organismo de comunión y participación, donde los miembros representantes de  cada Comisión  Diocesana de Pastoral informa sobre su  Plan Pastoral a desarrollar, a través de las líneas y estrategias prioritarias a ejecutar por cada Comisión Diocesana de Pastoral durante el año.

B.A: ¿Cuál es el objetivo de mantener vivo este departamento?

B.R: El objetivo es lograr que  los demás miembros que asisten al Departamento,  sepan lo que cada comisión hace y al mismo tiempo que  las comisiones soliciten el  apoyo que requieran de las demás comisiones de pastoral.  Cabe mencionar que todas las comisiones siguen los lineamientos  y orientaciones que se brindan desde el Consejo Pastoral Diocesano para estar en sintonía con las líneas y estrategias prioritarias del Plan Pastoral Diocesano y las orientaciones dadas por el obispo.

B.A: ¿Cómo es representado en las reuniones del Consejo Diocesano de Pastoral?

B.R: El obispo nombra al sacerdote responsable del Departamento de la Palabra y los miembros del departamento nombran al coordinador del mismo, el responsable y coordinador pasan a formar parte del CPD, antes se elegían dos miembros más del Departamento pero a partir del 2016 en el último Consejo Pastoral Diocesano, Monseñor pidió que se ampliará el CPD con los coordinadores de Comisiones Diocesanas o en efecto se ratificará a la persona que desde el Departamento de la Palabra había sido elegida o elegido para representar la comisión a la que pertenece.