Sor Valdette Willeman, el fin de una linda etapa en mi vida. Gracias, Honduras

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Pastoral de Movilidad Humana ha dirigido por más de una década el Centro de Atención al Migrante Retornado, CAMR, ubicado en los Aeropuertos Toncontín de Tegucigalpa y Ramón Villeda Morales de San Pedro Sula. Allí sobresalió la labor de la misionera de la orden Scalabriniana Sor Valdette Willeman, quien recibía a los migrantes con amor y palabras de esperanza. Ella hoy se despide de nuestro país y el Buen Amigo honra su servicio.

Buen Amigo: ¿Cuándo llegó a Honduras y cuál fue misión anterior?
Sor Valdette Willeman: Llegué a Honduras el 22 de abril de 2004 para trabajar en el Centro de Atención al Migrante Retornado. Desconocía muchas cosas de los deportados hondureños, pero poco a poco me adapté a la nueva realidad. Anteriormente había trabajado en Colombia y Ecuador acogiendo los desplazados internos.

BA: ¿Cuál es su sentir al terminar su misión en Honduras?
SVW: Voy extrañar todo, pero fue una linda etapa de mi vida. Soy misionera y cumplí lo que mi congregación me envió a hacer, trabajar con los migrantes. Mi tiempo en Honduras llegó a su fin, ya que como misionera voy donde me envía mi congregación.

BA: ¿Un mensaje para la Iglesia?
SVW: La pastoral de movilidad humana es toda la Iglesia, el trabajo por los migrantes continúa.

BA: ¿Qué mensaje le deja a las autoridades de nuestro país?
SVW: Pienso que hay que hacer una política pública para que los hondureños puedan vivir tranquilos en su país, sin necesidad de salir a buscar otros medios para sobrevivir arriesgando sus vidas.

BA: ¿Un mensaje para los que perseveran en busca del sueño americano?
SVW: Los hondureños que buscan salir del país deben pensarlo mucho, la decisión es personal. Hay que saber que el camino hacia Estados Unidos es muy peligroso y no hay muchas posibilidades.

BA: ¿Qué cosas se lograron con el gobierno durante su labor con los migrante?
SVW: Se mejoró la atención inmediata a los hondureños cuando vienen deportados, también se firmaron convenios con varias instituciones de gobierno y de la sociedad civil.

BA: ¿Qué es la Misión Scalabriniana?
SVW: La Congregación de las Hermanas misioneras Scalabriniananas nace en Piacencia Italia el 25 de octubre de 1895 con el beato Juan Bautista Scalabrini, Obispo de Piacencia, para acompañar los migrantes italianos migrando a las Américas. Hoy la Congregación está en 27 países con la atención a los migrantes, desplazados, refugiados y deportados.

BA: ¿Cuál ha sido su la labor en torno a la pastoral de movilidad humana?
SVW: La pastoral de Movilidad humana es una rama de la pastoral social, que nació para la atención integral a los migrantes y sus familiares, su misión es la luz del Evangelio y doctrina social de la Iglesia, sensibilizamos, promovemos el protagonismo y participación ciudadana en la defensa de los derechos humanos de las personas en movilidad; incidimos ante el gobierno para la obtención de políticas públicas hacia el bien común, guiándonos por los valores de la libertad, solidaridad, justicia, respeto y convivencia fraterna.