21
Sáb, Abr

Misioneras de la Caridad celebran sus Bodas de Plata

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El jueves fue un día lleno de gozo para las Hermanas  Misioneras de la Caridad, Madre Teresa de Calcuta que celebraron el 25 aniversario del Hogar Don de Jesús, donde sirven con amor y dedicación a las personas más pobres y necesitadas; actualmente dan refugio a 40 personas que han sido abandonados y no tienen familia que los cuide en la vejez y en la enfermedad.

Una solemne misa fue oficiada por Monseñor Rómulo Emiliani, quien destacó en la homilía que debemos seguir el ejemplo de Santa Madre Teresa y pedir perdón a Dios por la indiferencia al dolor, drama  que  vive hoy en día en nuestra sociedad. “Aquí tenemos a las Misioneras de la Caridad y un grupo de colaboradores  que con su corazón de buen samaritano viven el legado que les enseñó Santa Madre Teresa de Calcuta, servir a los más pobres.

También sirvieron en la misa: El párroco de la iglesia Imaculado Corazón de María, P. Mario Morales;  el Dominico, P. Rey Oscar Balderrama y el P. Matías García, párroco de Sagrado Corazón de Jesús de colonia Las Palmas.

 Al terminar el acto religioso, en entrevista Monseñor Rómulo manifestó: “Aquí se siente la presencia de Santa Teresa de Calcuta, ella es la fundadora de esta noble congregación, el carisma de las misioneras es maravilloso, servir a los más pobres, a los que nadie quiere. Mucha gente aquí se ha convertido a Jesús gracias a las Hermanas Misioneras que hacen una labor  noble, sacrificada y maravillosa por eso hoy en su 25 aniversario pedimos al señor que ellas y los contribuyentes puedan seguir sirviendo a los más necesitados por mucho tiempo”.

La hermana Superiora, Pavitra expresó sentirse feliz y agradecida con Jesús por la oportunidad de servir a las personas más necesitadas con la ayuda de muchos colaboradores.  Aruna misionera fundadora  en el país de esta orden dijo sentirse feliz de celebrar 25 años de servicio en Honduras. Actualmente sirve en Comayagua.

Uno de los residentes desde hace 5 años en el hogar, es Fredy Gregorio  Beltrán, él llegó enfermo casi a punto de morir, no caminaba ni hablaba,  las hermanas lo rescataron de la muerte, lo cuidaron en el momento que su familia lo abandono. Los abuelos residentes muy gozosos disfrutaron de la celebración dándole gracias a Dios por esta congregación que se entrega a los pobres más pobres.

Una labor sumamente importante en el Hogar Don de Jesús, lo desempeñan los colaboradores y personas voluntarias que donan su tiempo a esta gran obra de amor, una de ellas es Gloria Bonilla, de su experiencia como voluntaria, comenta que es admirable ver el trabajo silencioso de las hermanas, el amor con que atienden a los pacientes, yo me siento feliz de servir en este lugar de paz, donde todos trabajan con amor.

César Armando Martínez Guevara, también es voluntario, manifiesta que Dios lo tiene aquí sirviendo a los pobres más pobres desde hace 24 años, además es miembro del Movimiento de Cursillo de Cristiandad.