Clausura del Mes de la Biblia

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Las primeras versiones castellanas de la Biblia Católica vienen de la traducción hecha por San Jerónimo al latín, versión oficial de la Iglesia por casi 15 siglos. Este santo reveló, en una ocasión, que sostuvo un diálogo aterrador en un sueño. Sintió que se presentaba ante el trono de Jesucristo para ser juzgado. Nuestro Señor le preguntaba: “¿A qué religión pertenece?. Él le respondió: “Soy cristiano católico”, y Jesús le dijo: “No es verdad”. Que borren su nombre de la lista de los cristianos católicos. No es cristiano sino pagano, porque sus lecturas son todas paganas.Se despertó llorando, y, en adelante su tiempo fue siempre para leer y meditar libros sagrados.

Dedicaba muchas horas a la oración; días, semanas y años al estudio de la Santa Biblia, Nuestra Iglesia lo reconoce como un hombre elegido por Dios para explicar y hacer entender mejor La Biblia. Por eso, ha sido nombrado Patrono de todos los que en el mundo se dedican a hacer entender y amar más las Sagradas Escrituras. El 30 de septiembre del año 420, San Jerónimo parte hacia la casa del padre, con 80 años de vida, de los cuales, más de la mitad, los había ofrecido a la santidad. Por ello, la Iglesia conmemora el mes de septiembre como Mes de La Biblia.

El Buen Amigo estuvo presente en la celebración de la Parroquia Santiago Apóstol, quien entre carrozas, cantos y niños que agitaban con sus manos globos de colores, despedía alegremente el Mes de la Biblia.

Orlando Casiano, coordinador de la comunidad Santiago Apóstol, nos comparte la vivencia de esta festividad: “En este mes tan especial, la comunidad ofreció a todos los feligreses círculos bíblicos, cada viernes. Además, cada grupo eclesial estimulaba la lectura diaria desde nuestros hogares. También realizamos conciencia sobre el papel de los cristianos en las festividades patrias y sobre los migrantes retornados. Este domingo 25 de septiembre hemos celebrado la finalización de este mes con una procesión llena de alegría.

Todas estas actividades han sido planificadas para acentuar en cada persona la importancia de una lectura meditada de las Sagradas Escrituras. Ahora que ha finalizado el Mes de la Biblia, debemos de asumir el reto de tener la Palabra de Dios como centro en nuestra vida y familia; practicando la lectura en pareja, con nuestros hijos, amigos, compañeros de trabajo y, sobre todo, en nuestra comunidad”.

 

 

Interesante:

Se cuenta que una noche de Navidad, después de que los fieles se fueron de la gruta de Belén, San Jerónimo se quedó allí solo rezando y le pareció que el Niño Jesús le decía: "Jerónimo ¿qué me vas a regalar en mi cumpleaños?". Él respondió: "Señor te regalo mi salud, mi fama, mi honor, para que dispongas de todo como mejor te parezca". El Niño Jesús añadió: "¿Y ya no me regalas nada más?". Oh mi amado Salvador, exclamó el anciano, por Ti repartí ya mis bienes entre los pobres. Por Ti he dedicado mi tiempo a estudiar las Sagradas Escrituras... ¿qué más te puedo regalar? Si quisieras, te daría mi cuerpo para que lo quemaras en una hoguera y así poder desgastarme todo por Ti". El Divino Niño le dijo: "Jerónimo: regálame tus pecados para perdonártelos". El santo al oír esto se echó a llorar de emoción y exclamaba: "¡Loco tienes que estar de amor, cuando me pides esto!". Y se dio cuenta de que lo que más deseaba Dios que le ofrezcamos los pecadores es un corazón humillado y arrepentido, que le pide perdón por las faltas cometidas.