Reliquia de Santa Teresa de Calcuta se venera en La Parroquia La Santa Cruz

A lo largo de los siglos, la Iglesia Católica, ha expuesto y venerado muchas reliquias de santos y de mártires, cuya vida de fe y amor a Dios, sigue siendo en la actualidad, un gran testimonio para los fieles.
La Parroquia La Santa Cruz ya tiene su reliquia en el altar, gracias a las gestiones realizadas por el Pbro. Augusto Présiga Moreno, quien tuvo la idea de solicitar una de la Madre Teresa de Calcuta, al ser ésta llevada a los altares. Las Hermanas de la Caridad trabajan muy de cerca con la Parroquia y accedieron gustosamente a proporcionarle una reliquia de primer grado, para ser venerada en el templo.
El P. Augusto, nos explica que la solicitud la hicieron en dos ocasiones y afortunadamente llegó antes de que él concluyera su misión en esta Parroquia. Fue así, como el martes 10 de enero, en una sencilla ceremonia, pero con gran afluencia de fieles, el sacerdote colocó sobre el altar, el pequeño relicario portando una minúscula muestra del cabello de Madre Teresa.
La reliquia, nos dice el P. Présiga, trae su certificado de que es auténtica y ha servido, en cierta manera, como una catequesis, ya que muchas personas desconocían este aspecto de la iglesia.
El sacerdote explica que “Existen los tres grados de las reliquias: el primer grado es una parte del cuerpo del santo, sea un pequeño huesito, cabello o sangre. El segundo es de un hábito usado recientemente, ya cuando el Señor la llamó a la eternidad. Y el tercer grado es de un hábito, u objeto que haya usado anteriormente la santa.
También nos dice: “la gente puede llegar a orar frente a la reliquia, distinguiendo lo supersticioso de lo doctrinal de la iglesia, ese es el miedo que corremos que a veces no nos hacemos entender de todos y se corre ese riesgo de pensar de que si la tocamos, nos sanamos, o darle más importancia que al Santísimo, cosas así, y en ese aspecto poco a poco la gente va aprendiendo que es simplemente una bendición más que tiene el templo.”
Por los abusos y errores en los que se puede incurrir con las reliquias, la Santa Madre Iglesia, ha reglamentado su uso debidamente en el canon 1190 del Código de Derecho Canónico.
Texto e imágenes: Victoria Cotton